Icono del sitio OnCubaNews

Díaz-Canel niega un nuevo Período Especial y anuncia medidas ante crisis energética

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel (d) habla en el espacio televisivo Mesa Redonda, el 11 de septiembre de 2019. A la izquierda, el ministro de Economía de Cuba, Alejandro Gil. Foto: @PresidenciaCuba / Twitter.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel (d) habla en el espacio televisivo Mesa Redonda, el 11 de septiembre de 2019. A la izquierda, el ministro de Economía de Cuba, Alejandro Gil. Foto: @PresidenciaCuba / Twitter.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, negó este miércoles que la Isla esté a las puertas de un nuevo Período Especial, pero reconoció que atraviesa una compleja «situación energética» en la actualidad.

En una intervención en el espacio televisivo Mesa Redonda, el mandatario dijo que Cuba sufre de una baja disponibilidad «coyuntural» de diesel que afecta a algunos tipos de combustible y que se extenderá durante el mes de septiembre debido a dificultades con la entrada de petróleo en este período.

Díaz-Canel aseguró que el actual déficit no se debe «ni a la falta de gestión ni de capacidad» de su gobierno y responsabilizó del mismo a un «plan genocida» de la administración de Donald Trump que busca impedir la llegada de barcos con crudo a la Isla para «asfixiar a la economía cubana», «provocar el desaliento en la población» y «arrancar concesiones políticas» a La Habana.

De acuerdo con el presidente, por este motivo no entrará más combustible a Cuba hasta el próximo día 14, y luego hasta finales de mes, lo que puede provocar «situaciones tensas» en los próximos días y ha obligado a tomar «medidas de ajuste para paliar la situación», las cuales afectarán a sectores como el transporte y la generación eléctrica.

No obstante, afirmó que todos los contratos para la entrada de petróleo en octubre «están garantizados» y que su gobierno ha venido trabajando desde meses atrás en los planes de la economía, previendo la posible llegada de un momento como este, en pos de minimizar las afectaciones y no renunciar al crecimiento del PIB previsto al cierre del año.

«Estamos en condiciones de lidiar bastante con esta situación», aseveró, y dijo que Cuba cuenta hoy con ‘fortalezas’ que no existían durante el Período Especial», la severa crisis sufrida por la Isla durante los años 90, entre ellas una «mayor diversificación económica», una creciente inversión extranjera, y relaciones comerciales con países de todo el mundo.

Aun así, Díaz-Canel llamó a los cubanos a encarar el desabastecimiento enérgético con «creatividad», «espíritu de resistencia», y «sin dramatismo ni falsas alarmas», a «potenciar» el ahorro, a enfrentar «actitudes oportunistas» y a «aprovechar experiencias satisfactorias del Período Especial».

Explicó que ante este escenario, su gobierno ha establecido «prioridades», tanto en el accionar económico como en los servicios básicos para la población, y que aplicará un conjunto de medidas que ya fueron aprobadas por el Buró Político del Partido Comunista de la Isla, encabezado por el expresidente Raúl Castro.

Aseveró que tratarán de evitarse los cortes eléctricos –los temidos «apagones»– con estrategias para el manejo de los horarios y el desplazamiento de los picos de consumo eléctrico, y comentó que Cuba produce cerca de la mitad del petróleo para su generación eléctrica. Pero aclaró que «si tenemos que apagar lo informaremos oportunamente» a través de un plan establecido «equitativamente».

https://twitter.com/PresidenciaCuba/status/1171920864838848512

Por su parte el ministro de Economía, Alejandro Gil, explicó que algunas producciones que requieren de un alto consumo energético se detendrán o disminuirán durante el período de mayor déficit de combustible, sin que ello implique que se interrumpan de manera definitiva obras e inversiones, al tiempo que se reducirá la distribución de diesel en los servicentros.

También aseguró que se centralizará la asignación de combustible y se dará prioridad a las actividades de «mayor impacto» para la economía y la población, entre las que mencionó la distribución de los alimentos.

En el caso del transporte, el ministro del sector, Eduardo Rodríguez, explicó que se garantizarán las operaciones portuarias y aeroportuarias como las de carga y descarga, y se reorganizará el transporte público, «que ha sufrido un impacto en las últimas semanas».

Dijo que se espaciarán en el tiempo las salidas del ferrocarril de pasajeros, mientras que entre los ómnibus se mantendrá al menos un viaje diario entre La Habana y las cabeceras provinciales, cambios que se detallarán este jueves.

También comentó que se «rediseñarán» los esquemas de la transportación pública en este período, priorizando los llamados «horarios picos», que se reforzará el control y se implementará un sistema de inspectores para los puntos de mayor concentración de viajeros, y que se respaldará el trabajo de las cooperativas no estatales de transporte.