Icono del sitio OnCubaNews

Producción de arroz en Cuba muy lejos de las necesidades de consumo

Cosecha de arroz en Cuba. Foto: Granma / Archivo.

Cosecha de arroz en Cuba. Foto: Granma / Archivo.

La producción de arroz en Cuba en 2020 quedará muy lejos de las necesidades de consumo del país, según las proyecciones del Ministerio de la Agricultura (MINAG).

De las 700 mil toneladas de arroz que la Isla necesita para cubrir la canasta básica normada y el consumo social, solo producirá la «insuficiente cifra» de 162.000 toneladas, asegura este martes el diario oficial Granma.

Lázaro Díaz, director de la División Tecnológica de Arroz, del Grupo Empresarial Agrícola del MINAG, dijo a la publicación que la producción arrocera no se ha visto tan afectada por la sequía en 2020 como otros años, y achacó su caída principalmente al «recrudecimiento del bloqueo económico estadounidense».

Díaz afirmó que el embargo de Washington «afecta particularmente la cosecha del grano por la baja disponibilidad de combustibles para maquinaria en tierra y la aviación agrícola, la inexistencia del fertilizante urea, y de otros insumos que inciden en la eficiencia del ramo».

El directivo no hizo mención de posibles afectaciones por la pandemia de la COVID-19. 

En 2018 la producción de arroz, uno de los platos principales de la dieta de los cubanos, estableció un récord histórico en la Isla con 304.000 toneladas, pero un año después, a pesar de que las proyecciones ‘vislumbraban una campaña exitosa», las cifras cayeron hasta la 246.700 toneladas.

Cuba produce más arroz, pero no lo suficiente

Ahora, y tras elevarse los niveles de siembra en la campaña de primavera, «utilizando los recursos producidos nacionalmente», el MINAG prevé que la producción total de arroz de consumo llegue a las 162.965 toneladas, mientras que la entrega al encargo estatal del Ministerio de Comercio Interior sea de 104.000.

Esta disminución con respecto a cosechas anteriores y a las necesidades de consumo del país, ha hecho desaparecer el producto de los mercados liberados, en los que existen precios topados por el gobierno, y ha multiplicado su demanda y su valor en el mercado informal.

No obstante, Díaz explicó que con la reproyección del programa arrocero hasta 2030, se estima que la producción nacional aporte unas 600.000 toneladas al consumo interno, lo que representarían el 86% de la demanda de arroz anual. Ello representaría, según cálculos de las autoridades, más de 3.000 millones de dólares en sustitución de importaciones y un ahorro por concepto de producción de más de 1.150 millones en la década.

Antes, a partir del 2025, el MINAG espera producir 550.000 toneladas, gracias a las inversiones ya hechas y a las planificadas en maquinaria agrícola, implementos, la industria del secado, la molinería y el transporte.

A ello se une que Cuba recibirá, a través de la Cooperación Financiera No Reembolsable a Gran Escala del Gobierno de Japón, «un grupo de equipos por valor de diez millones de dólares, que permitirán elevar los rendimientos de este renglón», entre los que Granma enumera 199 tractores con rotovator, 46 trasplantadoras autopropulsadas, 42 minicosechadoras y 41 sembradoras con sistema de bandeja.

Además, según Díaz, este año Cuba también se beneficiará de los medios y equipos de Vietnam por valor de 20 millones de dólares, como parte de un proyecto de cooperación entre ambos países.