Icono del sitio OnCubaNews

Eulogio Vilanova: Los Metros siempre lo dieron todo

Eulogio Vilanova es el primero de derecha a izquierda. Foto: perfil de Facebook de Eulogio Vilanova.

Eulogio Vilanova es el primero de derecha a izquierda. Foto: perfil de Facebook de Eulogio Vilanova.

Cuando se abrieron las puertas del Latinoamericano, el 18 de abril de 2000, Eulogio Vilanova ya había entrado en la historia del béisbol cubano. Bajo su mando, los guerreros de Metropolitanos iban a una serie crucial de cuartos de final frente al favorito de todos, los míticos Industriales.
Los rojos, el segundo equipo de La Habana, habían ganado las simpatías de muchos y llegaban hasta esas instancias contra todos los pronósticos. Un conjunto sin estadio propio, sin gran fanaticada, y saqueado año tras año para llevar sus mejores figuras hacia Industriales, pero capaz de mover pasiones en las multitudes.
La historia de este play off es conocida: en una serie al mejor de cinco partidos, la subestimada tropa de Vilanova golpeó dos veces seguidas a los azules, los arrinconó contra la pared, y provocó un terremoto de grandes dimensiones en parques y peñas beisboleras de la Isla.
Vendría después una épica remontada industrialista, pero ya era tarde: el nombre de Eulogio Vilanova se hizo inmortal en la mente de los aficionados, y se grabó en el salón de la fama que cada uno de los amantes del béisbol llevamos por dentro.
¿A qué se dedica ahora Eulogio Vilanova?
Estoy en Miami trabajando con muchachos a partir de los ocho años hasta mayores. Tengo un team de niños de doce años y jugamos en una liga y en un torneo. Hace 45 años que eso es lo que hago todos los días, de lunes a domingo, lo mismo aquí que en Cuba: el béisbol es mi trabajo.
Academia de Beisbol de Eulogio Vilanova
Usted dirigió en todas las categorías antes de llegar a un equipo de primer nivel. ¿Le parece que es imprescindible ese camino para tener éxito? ¿Qué piensa de designar directores inexpertos al frente de equipos provinciales, como Pedro Luis Lazo, aunque fueron buenos jugadores?
Los directores son igual que los peloteros, tienen que ir desarrollándose poco a poco. Muchas veces se piensa, y hasta en Grandes Ligas pasa, que si fuiste estelar como pelotero tienes que ser buen manager o buen coach, y eso no es así. En Cuba ocurre muchas veces porque no tienen a quien poner al frente de un equipo, y entonces aparecen los inexpertos.
Muchos entrenadores han salido del país a buscar trabajo, gente inteligente, con mucho conocimiento y resultados, porque que en Cuba nunca le dieron posibilidades. He visto el trabajo que pasan los entrenadores allá. En cualquier lugar del mundo, cuando ves a un cubano trabajando en el béisbol, la gente lo respeta y le reconoce su trabajo.
Creo que a Pedro Luis Lazo, aparte de la amistad que me une con él, deben darle otra vez la dirección del equipo de Pinar del Rio. Es muy difícil dirigir cuando terminas como pelotero activo porque son dos cosas muy diferentes. Pero recuerdo el primer año de Anglada con los azules: no tuvo un año bueno y sin embargo después fue un manager ganador.
En una entrevista usted dijo que no pudo dirigir a los Industriales porque Víctor Mesa presionó fuerte a los directivos para que le dieran el puesto a Anglada. ¿Qué cree de esa influencia de Víctor sobre los dirigentes deportivos?
Víctor es una persona inteligente, en el béisbol y en la vida. Ha sabido decir lo que quieren oír los dirigentes en un momento determinado. Él es amigo de sus amigos. Para mí, por su forma de hablar y de actuar, y por las relaciones que tiene en las altas esferas del gobierno, muchos le tienen miedo. Eso lo vi muchas veces en Cuba.

¿Por qué desapareció Metropolitanos? ¿Tuvo algo que ver Higinio Vélez en eso?
Metropolitanos siempre fue un team competitivo, que algunos malos dirigentes quisieron sacar de la Serie Nacional. La mayoría de los mejores peloteros y entrenadores de La Habana pasaron por allí. Ya desde mi último año con el equipo querían que nosotros no jugáramos más en el Latinoamericano, y lo peor de todo es que, cada vez que podían, pasaban a los mejores peloteros de los Metros para los Industriales. Por eso muchas veces las demás provincias se molestaban. Cambiaron peloteros sin necesidad porque en Industriales no podían jugar y se quedaban en el banco.
A Higinio no quisiera ni mencionarlo, pero te voy a contestar. Él siempre dijo públicamente, cuando era director del equipo de Santiago de Cuba, que no podía ver a los habaneros y que el equipo de Metropolitanos tenía que desaparecer. Hoy han pasado 15 años desde que me fui del país y te digo que nunca lo saludé ni hablé nada con él.

Muchos recuerdan aquel histórico play off entre los dos equipos de La Habana. ¿Las autoridades (deportivas o no) presionaron o tomaron alguna medida para que ganara Industriales, como piensa mucha gente?
Decir que las autoridades deportivas me presionaron para que ganaran los azules sería una mentira; pero sí ocurrieron muchas cosas para que Industriales se llevara la victoria. Han pasado casi 18 años y todavía la gente me pregunta que pasó en esa serie.
Una vez fui a Tampa a jugar y me encontré con Yobal Dueñas. No lo veía desde que vivía en Cuba, y lo primero que me preguntó es si era verdad que me dijeron que perdiera con los Industriales en ese play off. Me reí y le dije que conmigo esas cosas no existen, que nadie podía decirme eso. Mis peloteros y yo siempre dimos lo máximo en el terreno.
Es cierto que después de ganar los dos primeros juegos nos sacaron de la Villa Panamericana, que era el hotel del equipo. Es cierto también que los Industriales tenían bates y pelotas buenas y nosotros no. Te voy a decir una cosa que nunca he hablado con nadie, porque en realidad no tengo pruebas ni soy policía, pero aquí en Miami me han dicho personas que estaban relacionadas con los peloteros, que allí hubo dinero por medio para que los Metropolitanos perdieran. Pero pruebas no tengo de eso.

Al año siguiente prácticamente desmantelaron a los Metros, y luego a usted lo sustituyeron por Juan Padilla. ¿Qué pasó?
La costumbre era citar al director a la Comisión Nacional para informarle de los motivos de la sustitución, pero a mí no me dijeron nada. Me enteré de que Juan Padilla era el nuevo director de los Metropolitanos cuando la televisión cubana dio la noticia. Al otro año me fui de Cuba.
¿Cree que el béisbol cubano podría volver a planos estelares?
El béisbol cubano tiene peloteros con mucho talento pero los que dirigen siguen pensando y actuando de la misma manera. Estamos cada día peor. Ya no se juega contra peloteros amateur y por eso hay que insertarse en todas las ligas del mundo, incluyendo Grandes Ligas. La Serie Nacional tiene que convertirse en una liga profesional, igual que ocurre en todas partes. Mientras todo continúe así, los niños en Cuba no tendrán guantes ni pelotas, y tendrán que jugar en terrenos con malas condiciones, y los mejores profesores seguirán fuera del país.
¿Qué consejo le daría a los cientos de jóvenes que hoy viven en Cuba y quieren triunfar en este deporte?
Que trabajen fuerte y que amén el béisbol por sobre todas las cosas. Ojalá y quiera Dios que puedan jugar en cualquier liga profesional algún día, entre ellas en la mejor de todas, las Grandes Ligas.