Icono del sitio OnCubaNews

Antes de irse, Peña Nieto homanajea a Kushner

ARCHIVO- En esta fotografía del 3 de diciembre de 2017 se muestra a Jared Kushner durante el Foro Saban 2017 en Washington. (AP Foto/Jose Luis Magana, Archivo)

Tras anunciar que le dará el Orden del Águila Azteca, Peña Nieto elogió a Kushner como «un gran aliado de México» que ayudó a lograr una renegociación del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte entre los Estados Unidos, Canadá y México.

Se espera que el acuerdo revisado, ahora conocido como «Usmca» , se firme en Buenos Aires durante la cumbre del G20. 

Trump desacreditó repetidamente a los mexicanos. De hecho, sigue amenazando con cerrar la frontera entre Estados Unidos y México por la caravana de inmigrantes centroamericanos en la ciudad de Tijuana.

El martes, los mexicanos expresaron su indignación por el hecho de que Kushner hubiera recibido la Orden del Águila Azteca, cuyos anteriores beneficiarios incluyen a la Reina Elizabeth, Nelson Mandela y Walt Disney.

«Darle el Águila azteca es un acto supremo de humillación y cobardía», escribió el historiador Enrique Krauze.

Carlos Bravo Regidor, profesor del Centro de Investigación y Docencia en Economía, dijo: “Este es el final perfecto para el término de Peña Nieto: una ilustración insuperable de la indignidad de la posición de su gobierno con respecto a Trump: es la patada final en la entrepierna para los mexicanos». 

En agosto de 2016, el entonces ministro de finanzas, Luis Videgaray, ahora ministro de Relaciones Exteriores, convenció a Peña Nieto de invitar al entonces candidato Trump a la Ciudad de México para una reunión en el palacio presidencial. Después de una aparición conjunta en los medios, Trump nuevamente se comprometió a construir un muro fronterizo entre los Estados Unidos y México. 

Peña Nieto pareció estar de acuerdo mientras permanecía en silencio, al menos hasta que Trump abandonó el país. Esa noche, en un mitin de campaña, Trump continuó criticando públicamente a México.

Se cree que Kushner forjó en ese momento una estrecha relación con Videgaray, quien renunció al gabinete después del fiasco de la visita de Trump a México, pero que fue devuelto al Ministerio de Relaciones Exteriores en vísperas de la inauguración presidencial de los Estados Unidos. Los analistas dicen que México ha seguido una «estrategia de yerno» en sus intentos de tratar con la administración Trump.

Peña Nieto deja el cargo con un índice de aprobación que está en solo un 24% tras fracasa en varios frentes: nunca hubo, por ejemplo, tantos homicidios en un período presidencial como en el sexenio presidido por él.