Memorias de un marinero cubano: «una isla de espaldas al mar»

«Navegar es del carajo. Campañas largas de hasta un año. Mucho tiempo sin ver a la mujer ni a los fiñes. Pero el regreso era glorioso.»