Los santos dirigentes

El humor es, desde su esencia, subversivo. Cualquier intento de domarlo generar√° resultados mediocres.