Joven periodista cubana varada en Panamá por prohibición de entrada a Cuba

Karla María Pérez, quien fue expulsada de la Universidad Central de Las Villas en 2017 por pertenecer a un movimiento opositor, fue impedida de regresar a la Isla.

La joven periodista cubana Karla María Pérez González, varada en el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Ciudad de Panamá, el 18 de marzo de 2021. Foto: El Mundo.

La joven periodista cubana Karla María Pérez González, varada en el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Ciudad de Panamá, el 18 de marzo de 2021. Foto: El Mundo.

La joven periodista cubana Karla María Pérez, quien fue expulsada de la Universidad Central de Las Villas en 2017 por pertenecer a un movimiento opositor, se encuentra varada en Panamá al serle impedida su entrada a Cuba por autoridades de la Isla, de acuerdo con medios internacionales.

Tras su expulsión de la universidad estatal cubana, ubicada en la ciudad de Santa Clara —hecho que ganó notoriedad en las redes sociales y los medios no oficiales en ese momento—, Pérez recibió una beca para completar su carrera de periodismo en la Universidad Latina de Costar Rica, país donde también realizó una pasantía permanente en el diario El Mundo.

Tras finalizar sus estudios y «después de meses de gestionar su regreso por los problemas de la pandemia de la COVID, este 18 de marzo tomó un vuelo con destino a Panamá, donde según su itinerario de vuelo debería tomar un avión con rumbo a La Habana», informa la publicación costarricense.

Según el medio tico, «fue en ese momento, cuando un funcionario migratorio cubano, advirtió a la aerolínea, que Karla Pérez tenía prohibido el ingreso a su país. Y por medio de una llamada el mismo funcionario le explicó a ella, que aunque cumplía todos los requisitos de ingreso, el gobierno de Cuba tenía prohibida su entrada. Por lo cual no se le permitió tomar el vuelo, quedando varada en Panamá».

La joven, que colabora con el medio independiente ADN Cuba —al que el gobierno cubano acusa de recibir dinero de los Estados Unidos y participar de una estrategia de «golpe blando» en la Isla—, «aseguró que había cumplido con todos los requisitos para entrar a Cuba: su pasaporte estaba prorrogado y actualizado así como la prueba PCR. Además, había pagado la estancia en un hotel para pasar la cuarentena», señala, por su parte, el Nuevo Herald.

La publicación de la Florida cita declaraciones de Pérez —quien fue expulsada de la Universidad Central de Las Villas por «contrarrevolucionaria» y ser miembro del movimiento opositor Somos+, al igual que su madre—, de acuerdo con las cuales «un agente de (la aerolínea) Copa me mostró un audio de un funcionario no identificado de Cuba donde dice que tengo prohibida la entrada al país». Además, afirma que «sin residencia legal en Costa Rica ni Panamá, Pérez no puede regresar a San José ni salir del Aeropuerto Tocumen en Ciudad de Panamá».

No obstante, El Mundo apunta que «Pérez será expulsada de Panamá y regresada a Costa Rica, donde se espera que ingrese a las 10 de la noche» de este propio jueves, «momento en que pedirá asilo político».

La prohibición a la periodista de entrar a Cuba, donde vive su familia, ha generado reacciones y comentarios en las redes sociales. Al respecto el Nuevo Herald da cuenta de que «decenas de periodistas y activistas cubanos se han solidarizado con ella», y cita declaraciones de figuras abiertamente contrarias al gobierno como la congresista republicana María Elvira Salazar, una de las más férreas opositoras a un nuevo acercamiento entre Washington y La Habana. 

También medios no oficiales se han hecho eco de lo sucedido, cuestionando la legitimidad legal de la prohibición, mientras que otros internautas han lamentado la repercusión humana y familiar del hecho, que ha impedido a Pérez reencontrarse con su familia tras cuatro años fuera de la Isla. 

Hasta el momento, el gobierno cubano no se ha pronunciado al respecto.

Salir de la versión móvil