Icono del sitio OnCubaNews

Ataque suicida del Estado Islámico mata a más de cuarenta personas en mezquita de Afganistán

Daños en el interior de una mezquita tras un atentado suicida en Kunduz, provincia del norte de Afganistán, el viernes 8 de octubre de 2021. Foto: Abdullah Sahil/AP.

Un terrorista suicida del Estado Islámico (EI) atacó el viernes una mezquita llena de fieles musulmanes chiítas en el norte de Afganistán, matando al menos a 46 personas e hiriendo a decenas en el último desafío de seguridad a los talibanes en su transición de la insurgencia al gobierno. 

La explosión atravesó una mezquita abarrotada en la ciudad de Kunduz durante las oraciones del mediodía del viernes, el punto culminante de la semana religiosa musulmana. Fue el último de una serie de atentados con bombas y tiroteos del EI que han tenido como objetivo a los nuevos gobernantes talibanes de Afganistán, así como a instituciones religiosas y minorías chiítas desde que las tropas estadounidenses y de la OTAN se marcharon en agosto pasado.

La explosión voló ventanas, carbonizó el techo y esparció escombros y metal retorcido por el suelo. Los equipos de rescate sacaron un cuerpo en una camilla y otro en una manta.

El EI identificó al atacante como un musulmán uygher y dijo que el acto tenía como objetivo tanto a los chiítas como a los talibanes por su supuesta voluntad de expulsar a los uygher para cumplir con las demandas de China.

Un residente del área, Hussaindad Rezayee, dijo que corrió a la mezquita cuando escuchó la explosión, justo cuando comenzaban las oraciones. «Vine a buscar a mis familiares, la mezquita estaba llena».

Foto: Abdullah Sahil/AP.

Los fieles a los que se dirigió el viernes fueron los hazaras, que durante mucho tiempo han sufrido una doble discriminación como minoría étnica y como seguidores del islam chiíta en un país de mayoría sunita.

El EI y los talibanes son rivales. Los militantes del EI han atacado las posiciones de los talibanes e intentado reclutar miembros de sus filas. En el pasado, los talibanes lograron contener la amenaza del EI junto con los ataques aéreos estadounidenses y afganos. Sin estos, no está claro si los talibanes pueden reprimir lo que parece ser una creciente huella del EI. Los militantes, una vez confinados al este, han penetrado la capital de Kabul y otras provincias con nuevos ataques. Esto llega en un momento crítico, cuando los talibanes intentan consolidar el poder y transformar a sus guerrilleros en una policía estructurada y una fuerza de seguridad.

Pero aunque el grupo intenta proyectar un aire de autoridad a través de informes de redadas y arrestos de miembros del EI, no queda claro si tiene la capacidad de proteger objetivos blandos, incluidas las instituciones religiosas. En Kunduz, los oficiales de policía todavía estaban recogiendo los pedazos de los cadáveres el viernes en la mezquita Gozar-e-Sayed Abad. El portavoz talibán Bilal Karimi dijo que 46 fieles murieron y 143 resultaron heridos en la explosión.

El número de muertos es el más alto en un ataque desde que las tropas extranjeras abandonaron Afganistán. La misión de las Naciones Unidas en Afganistán condenó el ataque como «parte de un patrón perturbador de violencia» contra instituciones religiosas. Un destacado clérigo chiíta, Sayed Hussain Alimi Balkhi, pidió a los talibanes dar seguridad a los chiítas de Afganistán. «Esperamos que las fuerzas de seguridad del gobierno brinden seguridad a las mezquitas, ya que recogieron las armas que se proporcionaron para la seguridad de los lugares de culto», dijo.

Foto: Abdullah Sahil/AP.

Dost Mohammad Obaida, el subjefe de policía de Kunduz, se comprometió a proteger a las minorías en la provincia. «Les aseguro a nuestros hermanos chiítas que los talibanes están preparados para garantizar su seguridad», dijo. El nuevo tono adoptado por los talibanes, al menos en Kunduz, contrasta fuertemente con la bien documentada historia de los combatientes talibanes que cometen  atrocidades contra las minorías, incluidos los hazaras.

Los talibanes emplearon tácticas similares a las del EI durante sus veinte años de insurgencia, incluidos atentados suicidas y emboscadas. Y no han detenido los ataques a los hazaras. A principios de esta semana, un informe de Amnistía Internacional encontró que los talibanes mataron ilegalmente a 13 hazaras, incluida una niña de 17 años, en la provincia de Daykundi, después de que se rindieran miembros de las fuerzas de seguridad del antiguo gobierno.