Icono del sitio OnCubaNews

Hola amigues, con ustedes Noelia Bermellón

Noelia Bermellón. Foto: cortesía de la entrevistada.

Desde que irrumpió en la pequeña pantalla, Noelia Bermellón se robó la atención del público cubano. También se rumorea que se robó alguna que otra merienda en el set de filmación, pero esos detalles no empañan el talento de esta joven conductora, quien alcanzó gran popularidad con su más reciente programa televisivo La hora de Noelia.

No ha sido fácil llegar hasta aquí para esta “inédita” conductora, como se describe a sí misma, esta talentosa artista, quien ha sabido mostrar su esplendor gracias a su carisma, elocuencia verbal y, en especial, por la sencillez con la cual salía cada noche en su pequeño show que duraba lo que podía, anunciaba el slogan.

“La Bermellón” es el ejemplo vivo de cuanto talento autodidacta existe en nuestro país, pues como bien siempre recuerda Noelia, ella nunca pasó por la Universidad de las Artes (ISA), mucho menos por la Escuela Nacional de Arte (ENA).   

Incomprendida por muchos e incluso muy gustada por otros muchos más, Noelia ha sabido colarse en la televisión nacional (con la misma presteza con la que se colaría en una tienda), y así ganarse un lugar en el corazón de millones de cubanos, provocando no pocos infartos cada sábado por la noche durante las 12 primeras emisiones de su programa.

Con la sencillez y la modestia acostumbradas, la Bermellón accede a este diálogo con OnCuba, sabiendo del honor tan grande que nos hace al darnos un espacio en su apretada agenda, tan apretada como los corsés que le obligaba a ponerse su vestuarista Elio Vives.

“Es un honor para ustedes contar con mi presencia”, les recuerda a sus seguidores que “sigan apoyando al talento inédito. Síganme en mis redes y en mi canal de Youtube, que nunca es tarde si es temprano. ¡Gracias!”.

¿De dónde viene ese interés de Noelia por la locución, si nunca pasó la ENA ni el ISA?

Hola amigues. Te confieso que mi interés por la locución tuvo su apertura gracias a mi tía Nena cuando yo era apenas una infante. Ella me presentó a un astro de la locución, una amiga suya que anunciaba los pasajeros a bordo en La Terminal, específicamente en los Ómnibus Astro. Ese día cambió tode y quedé prendada y prendida de la locución.

¿Cómo ha influido el apoyo de la familia en tu carrera, como el caso de tu querida tía Nena y tu también talentosa amiga Belinda?

Ha influido eclécticamente. Primeramente, mi tía Nena ha sido responsable de mi formación. Le debo tode lo que soy y viceversa. Y segundamente a mi amiga Belinda le agradezco el apoyo, ella es súper sorora, la verdad.

Coméntanos sobre la relación con (Jorge) Bacallao y El Lince, dos de los hombres más presentes en tu carrera.

Con Bacallao todo fue un malentendido. En mi vida y obra jamás he puesto los ojos en él, ¡Dios es testigue! Mantengo una relación afectible sólo con Michel Pentón y el Lince es sólo mi chófer.

Noelia y su chófer, El lince de la bachata. Foto: cortesía de la entrevistada.

La rueda del destino me lo puso en el camino para que me dé rueda por toda la ciudad. Su bicitaxi es ecológico y me gusta incentivar su carrera como músico inédito en mi programa. No suelo dar detalles de mi vida privada, así que mejor pregúntame sobre la significancia de mi legado epistemológico u de otra cose.

¿De qué manera se prepara Noelia antes de salir ante las cámaras?

Me preparo muchísimo. El público no imagina todo el esfuerzo que hay detrás de cámara. Me concentro mucho para dar lo mejor de mí, por ende, soy incapaz de comer nada antes de salir al set y después tampoco.

¿Jacqueline y Margot?

Son grandes maestras. Referentes ya intrínsecos en la historia del arte del buen vestir. Ejemplos de dignidad, profesionalidad, feminidad y todo lo que termine en dad.

Cuéntanos cómo ha resultado la interacción con el público en las redes, ese tránsito de ser inédita a inmediática.

Amigue, te voy a confesar la verdad, sin que me quede nade por dentro, porque hoy lo único que desayuné fue un pan con aceite y sal. El Lince es quien publica en las redes porque mi tía Nena y yo tuvimos que vender los celulares para merendar en 1ra y 70. 

Pero me han dicho que estoy polimitizada. Eso pasa cuando una se vuelve un referente inmediático. Hoy un pequeñuelo en la calle me dijo: “Noelia: Me gusta mucho tu programa y a mi mamá tampoco. Estoy muy agradecida por ese pueblo que me adora”.

¿Piensas volver a grabar otra temporada de tu show con Mónica, aunque escasee la merienda?

Por supueste, faltaría más.

¿Te consideras una conductora que conduce, una actriz que actúa o simplemente una estrella que se estrella frente a la cámara?

Ay, Yoel, queride… No me hagas preguntas incómodas que me siento un poco impúdica. Pero no le puedo mentir al público. Yo sé que a pesar de haber sido inédita, tengo toda la capacidad para ser una estrella local. Ahí están los resultados. La verdad es la verdad, soy una mujer indeleble, impartible e incipiente.